Almohadas ¿cuál es la más adecuada para mi?

0

Dedicamos mucho tiempo a la elección del colchón pero, ¿y la almohada? hay que darle la importancia que necesita ya que una mala elección puede tener consecuencias para nuestra salud, originando problemas como contracturas musculares y tensiones cervicales.

Debemos recordar además que la almohada es el elemento más personal del equipo de descanso, para muchas personas es tan presonal que incluso se la llevan a sus viajes, ya que una almohada inadecuada puede ocasionar un mal descanso pese a dormir en un gran colchón.

También se aconseja utilizar almohadas individuales para los que duermen en pareja, porque cada uno tiene sus propias necesidades y duerme en posturas diferentes.

A continuación te mostraremos cómo influyen todos estos factores en la elección de una almohada, pero primero vamos a explicar los tipos de almohadas que hay y sus características particulares.

Tipos de almohadas

Almohadas de fibras

Las almohadas de fibras se caracterizan principalmente por ser transpirables y frescas, ya que el aire circula completamente por su interior y así la humedad se disipa mejor. Se podría decir que son buenas aliadas de personas calurosas.

Tienen bastante versatilidad en cuanto a tamaños y firmezas además de una alta recuperación. También se pueden lavar sin problemas, lo que favorece la higiene durante el descanso. Un buen ejemplo es la Almohada Micro Nube

Almohadas de plumas

Las almohadas de plumas o plumón son las de toda la vida, especialmente reconocidas por su característico tacto blando y mullido. Si estás acostumbrado a este tipo de almohada es difícil que elijas otro.

Son bastante transpirables al igual que las de fibras pero sin embargo algo calurosas. También casi todos los modelos son lavables, se aconseja utilizar un programa especal para lana en la lavadora.

Almohadas de viscoelástica

Las almohadas de viscolástica tienen una firmeza media-alta pero con una gran adaptabilidad. La viscoelástica es un material que reacciona a la presión y la temperatura por lo que la almohada se adaptará perfectamente al contorno del cuello y de la cabeza, dándonos una agradable sensación de confort. Nosotros tenemos disponible la Almohada Sensomemory, que es un buen ejemplo.

Este tipo de almohada no se puede lavar, a no ser que se trate de un modelo específico que lo permita. Sin embargo suelen incluir una funda de algodón de protección que sí puede lavarse, para mantener una correcta higiene de tu almohada.

Almohadas ergonómicas

Este tipo de almohadas cumplen alguna función especial. Están diseñadas para mantener ciertas posturas beneficiosas o mitigar alguna dolencia. Un ejemplo de este tipo son las almohadas cervicales.

Almohada Visco Cervical

Las almohadas cervicales suelen fabricarse con látex o viscoelástica y tienen una forma característica de “montañitas”, esta forma ayuda a mantener la columna correctamente alineada aliviando la presión de las cervicales.

Otros tipos de almohadas ergonómicas son, por ejemplo, el cojín pélvico, que se coloca entre las piernas al dormir, o la almohada collarín, para un correcto descanso estando sentados.

Qué almohada elegir, según la postura en que duermes

Al igual que ocurre con los diferentes tipos de colchones, no existen almohadas mejores ni peores. Una almohada adecuada es la que mejor se adapta a tu forma de dormir, la que mantenga la columna vertebral alineada con el resto del cuerpo, que es su posición natural.

La almohada ha de ajustarse lo más exactamente posible al espacio que queda entre cuello y colchón, solo así cumplirá su función. Por eso es tan importante la posición que adoptamos en la cama cuando dormimos, ya que condiciona sus características de altura y firmeza.

Duermo de lado

Esta es la posición más extendida, la mayoría de las personas duermen de esta manera. Se trata de la mejor forma de dormir ya que permite que la columna, las piernas y la cabeza estén relajadas además de favorecer una respiración fluida.

Si duermes en esta posición deberás buscar una almohada con altura media-alta y firmeza suficiente para mantener la columna bien alineada cubriendo el espacio que queda entre el hombro y el cuello. Te recomendamos una almohada de fibras con buena altura o una almohada viscoelástica, como la Almohada Thermo Gel.

Duermo boca arriba

Dormir en esta postura favorece que las piernas y la espalda estén bien alineadas y que una parte importante de la musculatura esté relajada. Pero tiene un inconveniente, y es que al estar completamente estirado puede provocar dolor lumbar, para evitarlo lo mejor es colocar un cojín o almohadón bajo las rodillas.

Si duermes en esta posición te recomendamos que busques una almohada con una firmeza y grosor intermedios, ya que el espacio a salvar es menor que en el caso anterior. Te recomendamos una almohada de fibras o una de plumas con una firmeza media e incluso en algunas ocasiones media-baja, como por ejemplo la Almohada Visco Copos.

Duermo boca abajo

Se trata de la postura menos recomendada para la salud de nuestra columna por mantener el cuello en una posición forzada que provoca tensiones en las cervicales. Si pese a ello es tu forma de dormir, te aconsejamos que la almohada sea lo mas fina y blanda posible, como la Almohada Pedraforca Sabicol.

¿Influye mi complexión física al elegir una almohada?

Por supuesto que sí, el tamaño, el peso y la forma de tu cuerpo influye al escoger la almohada adecuada para ti, como también al escoger el colchón que necesitas.

Por ejemplo, si eres una persona corpulenta con la espalda muy ancha el espacio entre el cuello y el hombro es mucho mayor por lo que tienes que recurrir a una almohada con altura y firmeza extra para mantener la posición correcta, si duermes de lado.

Almohada Sensomemory XL

En cambio, si eres una persona menuda o buscas una almohada para un niño la cosa cambia, te recomedamos una almohada con poca altura y baja firmeza que tenga un tacto muy mullido.

En resumen, a la elección de la almohada hay que darle la importancia que se merece, pues disponer de la almohada adecuada es decisivo para tu descanso. No hay almohadas mejores ni peores, la mejor almohada será la que se adapte a tu forma de dormir y consiga que tu descanso sea pleno.

 

Compartir este artículo

Haz un comentario a este artículo

*

¿Quieres recibir información de las novedades de Dismobel?